Aplazan nuevamente llegada de sensores para detectar vehículos contaminantes

Claudia Rodríguez – Marzo 14, 2017

A casi un año de que se dio a conocer que la Secretaría de Medio Ambiente del Estado de México pondría en marcha dos unidades con sensores remotos para identificar a los vehículos ostensiblemente contaminantes mientras éstos circulaban por las vías primarias de la entidad, su titular, Raúl Vargas Herrera, informó que será hasta abril cuando comiencen a funcionar estos dispositivos.

Pese a que, en julio de 2016, el secretario de Medio Ambiente se había comprometido a que las unidades estarían listas a principios de diciembre de ese año, ya que la tecnología con la que cuentan, no se fabrica en México, casi cuatro meses después de que se venció ese plazo, los sensores no han llegado al territorio mexiquense y la inversión también se redujo en casi 200 por ciento, ya que en el anuncio se dijo que el gobierno estatal destinaría seis millones de pesos para su compra y ahora informó que gastó solo dos millones de pesos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Al respecto, Vargas Herrera dio a conocer que, a partir de que inicien operaciones los sensores de monitoreo, el Estado de México se convertirá en la primera entidad en contar con este tipo de aparatos, ya que ningún otro estado trabaja con esta tecnología.

“Seremos la única entidad en el país que tenga sensores remotos de este tipo que se destinen para la detección de vehículos contaminantes. En la Ciudad de México, me parece que tienen uno, pero lo usan más para mediciones y monitoreo”, explicó.

Indicó que estos aparatos se usarán primordialmente en el Valle de México, ya que en el de Toluca, los niveles de contaminación no obligan a las autoridades a aplicar algún programa de verificación vehicular o un sistema de monitoreo como éste.

El funcionario detalló que las unidades se irán rotando, mediante operativos sorpresa, en puntos donde circula el mayor número de automóviles y, de detectar alguna unidad ostensiblemente contaminante, se procederá a la detención y remisión al corralón, hasta que los conductores demuestren que van a ingresar a algún taller en donde puedan ajustar sus niveles de contaminación o utilizar convertidores catalíticos parar reducir sus emisiones.

Comentarios

comments