Ser otr@ y morir en el intento

Reporteros – Noviembre 8, 2016 

Tiene 32 años, aunque los que la conocen por primera vez aseguran que no alcanza los 28. Gusta de salir a caminar con sus amigos, a pesar de que ello implique sentirse menos que los demás al regresar a casa. El movimiento de su cintura arranca cualquier mirada, no importando el sexo de quien la observe, pues ella transforma cada banqueta en la plataforma de una pasarela con los mejores diseñadores, “nunca sabes a quién te puedes encontrar”, asegura.

Su nombre de pila es Sergio, aunque, hace más de 12 años, se autonombró Diana, dice que va más con su personalidad y con lo que siempre quiso ser desde que tenía siete u ocho años, no recuerda bien, pero fue hace cuatro cuando, después de trabajar bastante para conseguirlo, pudo transformarse en una mujer, en toda la extensión de la palabra.

Vengo de una familia tradicional, en donde mis papás siempre estuvieron conmigo y apoyaron todas mis decisiones. Desde pequeña, siempre supe que no me gustaba ser como los demás niños, a mí me gustaba cargar bolsas como las de mi madre y usar vestidos, aunque nunca me dejaron salir a la calle así, por temor a lo que representaba”, indica.

¿Qué implicaba?, -preguntamos a Diana, al caminar por un centro comercial ubicado en Satélite, en Naucalpan-, “significa que te agredan, que te digan las peores cosas, que te reprochen que no te aceptes tal cuál eres, aunque no hayas tenido la posibilidad de elegir eso que querías, peor aún, que salgas a la calle y te maltraten tanto física como emocionalmente”, agrega.

Reconoce que no es fácil pertenecer a una sociedad en la que solo son aceptados dos tipos de personas: hombres y mujeres; sin embargo, se aligera la carga cuando el círculo más cercano –padres y hermanos- aceptan otros modelos de vida, “tan solo para buscar trabajo, cuando acudes a una entrevista y ven que no cumples con los estereotipos, te rechazan inmediatamente, a veces ni siquiera te dejan acceder a la entrevista para la que te convocaron, mis padres me ayudaron a poner un negocio y a vivir de él, pues como siempre, las puertas nacieron cerradas para nosotros”, concluye.

II.Los incontables

Diana forma parte de la comunidad transexual de México y del Estado de México, de la cual no existe un censo a nivel nacional sobre cuántas personas se encuentran en esta situación; sin embargo, a diario se enfrentan a una condición de vulnerabilidad de la que son víctimas.

De acuerdo con especialistas e integrantes de la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero, Travesti e Intersexual (LGBTTTI), las agresiones más dolorosas para un transexual provienen de la familia que, en vez de darle cariño, fraternidad y comprensión, muchos de ellos o ellas solo reciben de algunos miembros de su círculo cercano, desprecio y discriminación, factores que son notorios desde que el niño o la niña tiene escasos cuatro o cinco años y se comienza a ver su inclinación sexual.

Desde el momento en que empiezan a mostrar el ser distintos, viene el origen de la agresión, es el miedo a lo distinto, y como las compañeras, los compañeros, rompen el estereotipo de hombre o mujer de manera más notoria; entonces, se vuelven más vulnerables a la vista por cuestiones educativas, racistas y misóginas, es un total rechazo a quien se atreve a vivir un roll diferente a lo que la sociedad espera”, indicó Israfil Filós Real, quien dirige a la comunidad LGBTTTI, en el Valle de Toluca.

Agregó que, posteriormente, cuando ingresan a la escuela, llámese primaria, secundaria o preparatoria, los transexuales son víctimas de bullying y cuando son personas adultas vienen las agresiones verbales en su contra hasta llegar la violencia física e, incluso, tienden a suicidarse ante el estrés derivado de la violencia de la que son víctimas.

Israfil Filos subrayó que ha quedado atrás el que los integrantes de este sector sean expulsados de sus hogares, pues “afortunadamente ya las familias dicen, es mi hijo, es mi hija y lo quiero como sea”.

Agregó que los transexuales son susceptibles a que individuos les arrojen objetos, recipientes con orina y hasta les tiren balazos, como les ha ocurrido a aquell@s que prestan sus servicios sexuales sobre la calle de Alexander von Humboldt y en las inmediaciones del Aeropuerto Internacional de Toluca.

En Coacalco también tenemos muchos problemas, en Ecatepec y en Cuautitlán Izcalli, en Nezahualcóyotl han bajado un poco las agresiones, aunque tenemos en hospitales a dos heridos de bala que están convaleciendo”, narra.

III. Cultura machista

René, como lo conocen en Nezahualcóyotl, tiene que soportar críticas y agresiones que le lanzan la mayoría de las personas cuando camina por la calle junto a su perro, pues va vestido completamente de mujer.

Desde niño supo que sus preferencias sexuales eran diferentes a los demás: “a los siete años noté que las mujeres no eran lo mío”, dice mientras acaricia a su cachorro, un perro Chihuahua de año y medio.

Como René, en medio de una sociedad machista como la mexicana, el “salir del clóset”, como se le conoce en el lenguaje coloquial, aún no es bien visto por la población conservadora y mucho menos lo es cambiar físicamente de apariencia.

A pesar de ello, en años recientes, los integrantes de esta comunidad han buscado hacer valer su derecho a la sexualidad, para cambiar los estereotipos que se tienen en México.

A pesar de que estamos en el siglo XXI, los anteriores presidentes no han hecho nada para reconocernos. Hay muchos casos de VIH, muchos homicidios, discriminación en todo el país, pero creo que hace falta mucho trabajo en el Estado de México que podemos comenzar a hacer”, explica Jesús Alejandro, integrante de la asociación Voces LGBT de Oriente A.C., dedicada a brindar atención integral a jóvenes de este sector en la entidad.

IV. Morir por ser diferente

En lo que va del año, la comunidad LGBTTTI en el Estado de México registra 2.1 muertes al mes.

Solo tenemos esta referencia, porque, como no están tipificados como crímenes de odio, la Procuraduría General de Justicia del Estado de México no establece la clasificación ni las medias preventivas como campañas concientización o de auto cuidado”, citó Israfil Filos.

Lamentó que las agresiones verbales y físicas continúen hacia las personas transexuales, pues la sociedad debe cambiar su cultura y mentalidad “si el gobierno no hace campañas para sensibilizar a la población en el respeto y la inclusión y nos tardamos más, más tardará en que ocurra esta aceptación”, agrega.

Tan solo en 2016, se han registrado al menos 20 decesos de chicas transgénero y 15 personas gays en el municipio de Valle de Chalco, de acuerdo con Voces LGBT de Oriente.

El caso más reciente que conmocionó a esta comunidad sucedió el pasado viernes 14 de octubre cuando un joven transgénero fue asesinado en la colonia Xico de Valle de Chalco, a causa de un traumatismo craneoencefálico. “Tenemos que cambiar la actitud de la sociedad porque no podemos vivir en medio de un mundo violento hacia nosotros”.

V. Servicio a la carta

El sonido estridente provocado por el impacto de los tacones contra el pavimento la definen, es extrovertida; sin decirlo, busca que las miradas periféricas coincidan en su figura. Camina y voltea de reojo, hace un gesto disimulado de preocupación; el alumbrado público esconde y destapa la cara de Kassandra, los automóviles frenan despacio y arranca la caravana de miradas, eligen, preguntan el costo por los servicios y comienza el ritual del amor de un rato, pero dos dudas impregnan su mente: ¿regresará de su destino? y si lo hace, ¿en qué condiciones será?

Yotzajany no es su apellido, lo cierto es que a los 17 años comenzó a trabajar en el sexo servicio en Tijuana, Baja California; en donde fue violada con una pistola por un taxista en la frontera. A su primer cliente le cobró 40 dólares, cuando el tipo de cambio era de ocho pesos.

“En la Ciudad de México la situación no es diferente, se ha puesto ´cabrón´, siempre han sido los policías quienes enmarcan la espiral de discriminación y violencia, los casos de Paola y Alessa (activistas y trabajadoras sexuales, recientemente privadas de la vida) son el resultado de agresiones añejas”, explica la también promotora de los derechos de la comunidad transgénero.

Diana Sánchez Barrios, primer diputada local trans en la Ciudad de México, apunta que a este sector lo están matando y la comunidad transexual es las más vulnerable por ejercer el trabajo sexual y “porque mucha gente nos sigue llamando gay, eso no ayuda, generan ignorancia, más violencia. Hoy pedimos a la Secretaría de Seguridad Pública que haga su labor y a la Asamblea Legislativa que tipifique estos delitos como feminicidios trans, sólo así serán visibles y se hará verdadera investigación y justicia”.

ProDiana A. C., que lidera la ex perredista, contó en 2011 más de dos mil chicas trans dedicadas al oficio de las caricias pasajeras, con edades de entre 20 y 30 años, migrantes provenientes de Veracruz, Guerrero, Chiapas, Oaxaca y otros puntos del sureste mexicano, muchas de ellas, encaminadas a ofertar afecto para conseguir el caro objetivo de modificar su sexo y género, soportando incluso humillaciones y golpes de sus consumidores.

El reporte de Trans Respeto versus Transfobia tiene registrados de enero de 2008 a abril de 2016, dos mil 115 asesinatos contra personas trans y de género diverso en el mundo, tan sólo en América del Sur y Central fueron contabilizados mil 654. La lista la encabeza Brasil con 845, seguido de México con 247 casos; nuestro país registra durante los 10 primeros meses del año, 18 agresiones letales y, en octubre, la capital del país apuntó en su lista tres decesos más.

Miembros de la comunidad “trans” consultados, ubican a los corredores de la prestación sexual: Calzada Ignacio Zaragoza, en su tramo de las delegaciones Venustiano Carranza, Iztacalco e Iztapalapa; Avenida Eduardo Molina, en la Gustavo A. Madero; y la Calzada de Tlalpan, principalmente algunas salidas al oriente y norte del Estado de México, como las más riesgosas.

Hay clientes que las tratan como reinas, otros no. Después de la escalada de agresiones, ellas se organizan en pequeños grupos, refuerza su seguridad, informan a través de WhatsApp cuando se van, a qué servicio, calculan el tiempo en el que tienen que regresar”, dice Rocío Suárez, del colectivo Entidades Trans.

Muchas compañeras no cuentan con celular, pero con lápiz y papel anotamos las placas, el modelo del automóvil dónde se van. Cuando voy a un hotel, mando mensaje con el nombre y número de habitación a quienes lideran organizaciones que nos apoyan, pasado un tiempo de iniciado el servicio investigan, he llegado a compartir el teléfono de quién me contrató”, asegura Kassandra.

VI.¡Ni un@ más!

Grupos afines a la comunidad LGBTTTI preparan una manifestación contra las secretarías encargadas de impartir justicia y aplicar la ley en la Ciudad de México, por el poco o nulo combate a la creciente ola de ataques, por lo que, a mediados de este mes, se realizará el Encuentro Internacional de la Población Transgénero-Transexual, con sede en el museo de la Ciudad de México, los días 11 y 12, donde el principal tema será como apoyar a quienes han sido víctimas de ataques que culminan con la muerte.

Además, diversos colectivos del Estado de México, como Voces LGBT de Oriente, alistan una marcha el próximo 12 de noviembre para exigir que un trato igualitario en la entidad.

Entre las demandas se encuentra la creación de una dirección de Diversidad Sexual que mejore las condiciones de este sector en el Estado de México, la creación de una comisión para la no discriminación y la creación de más centros de detección de VIH.6trans2

Comentarios

comments