Mueren más de 63 mil mexiquenses cada año

Arturo Callejo e Isaac Ramírez – Noviembre 1, 2016

rotondailustreedomexEn el Estado de México, cada mes mueren cinco mil 281 personas en promedio, lo que representa 63 mil 369 fallecimientos al año a lo largo y ancho del territorio mexiquense, siendo el sexo masculino el que más incidencia de mortandad registra año con año, dio a conocer el Registro Civil de la entidad.

El mayor universo de muertes, lo registran anualmente los municipios de Ecatepec, Nezahualcóyotl, Toluca, Tlalnepantla y Naucalpan, debido a la población que albergan en su territorio en números absolutos.

Las muertes ilustres

En la Rotonda de las Personas Ilustres del Estado de México, ubicada en Toluca, yacen 31 restos, pero sólo el de una mujer, se trata de Laura Méndez de Cuenca (1853-1928).

En un área especial, entre los centenares de fallecidos y en cada una de las lápidas, está el nombre y año en que nacieron y dejaron de existir. En dicho sitio de descanso, aún existen ocho espacios, uno de éstos, será para las cenizas del maestro, pintor, escultor y muralista mexiquense, Leopoldo Flores Valdés, fallecido en abril de este año.

Estos son los nombres de las personas ilustres que dejaron su legado para el Estado de México: Daniel Delgadillo (1872-1933), Manuel C. Bernal Mejía (1901-1975), Silviano Enríquez (1853-1900), Manuel Esquivel (1883-1975), Abel C. Salazar (1879-1925), José Luis Álamo Jardón (1916-1963), Plutarco González (1813-1857), Josúe Mirlo (1901-1968), Laura Méndez de Cuenca (1853-1928), Manuel Alas (1813-1889), Miguel Salinas Alanís (1858-1938), Felipe N. Villarello (1853-1921), Andrés Molina Enríquez (1866-1940), Prisciliano María Díaz González (1826-1894) y Ángel María Garibay (1892-1967).

También descansan en la Rotonda: Pastor Velázquez (1895-1960), Isidro Fabela Alfaro (1882-1964), Aurelio J. Venegas (1859-1931), Mario Colín Sánchez (1922-1983), Heriberto Enríquez (1884-1963), Felipe S. Gutiérrez (1824-1904), Juan B. Garza (1852-1916), Horacio Zúñiga Anaya (1900-1956), Dr. Gustavo Baz Prada (1894-1987), Anselmo Camacho (1854-1923), Lic. Juan Josafat Pichardo Cruz (1912-2007), Enrique Carniado (1895-1957), Dr. Jorge Jiménez Cantú (1914-2005), Alfonso Fabila (1898-1960), Ing. Salvador Sánchez Colín (1912-2002) y Alfredo del Mazo Vélez (1904-1975).

NOTA RELACIONADA:

Los irreconocibles

“La fosa común del panteón municipal de Toluca alberga mil 880 restos humanos, de los cuales mil 44 corresponden a adultos y 836 a niños”, detalló Raymundo Ortega Gómez, jefe del departamento de Administración y Mantenimiento de Panteones del municipio de Toluca.

La mayor parte de los irreconocibles, perdieron la vida en accidentes, murieron en la indigencia o fueron niños que se hallaron en la calle sin vida.

Para que un cadáver llegue a la fosa común, primero, un Ministerio Público tiene que dar fe del mismo, principalmente en la vía pública, luego, es trasladado al Servicio Médico Forense, donde se le practica la necropsia de ley para que se determinen las causas del fallecimiento y su posible identificación.

Posteriormente, los restos humanos son guardados en gavetas y si no son reclamados en el tiempo que marcan los protocolos del Servicio Médico Forense, se hacen los trámites administrativos para que sea enterrado en la fosa común.

Ya en el panteón municipal de Toluca, el Ministerio Público entrega la orden de salida de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México y el recibo de inhumación del Registro Civil, para que le sea asignado un lugar al cadáver que, en cualquier momento, puede ser reclamado por sus familiares, en caso de que comprueben ante un Ministerio Público que es su pariente.

Comentarios

comments