Pese a avance en IPM, falta a Edoméx otro esfuerzo contra corrupción: De Obeso

Citlalli Sánchez – Abril 8, 2016

corrupcion2

Este jueves se presentó el Índice de Paz México (IPM) 2016, en el cual se enlista a las 32 entidades federativas del país a partir de una serie de indicadores como homicidio, delitos con violencia, eficiencia del Sistema Judicial y financiamiento de las fuerzas policiales, los cuales reflejan si cada estado es más o menos pacífico.

En el caso del Estado de México, esta entidad subió de la posición 23 del ranking a la 14, mientras que la Ciudad de México su ubicó en el lugar 17.

En entrevista con Hoy Estado de México, Patricia De Obeso, coordinadora del Instituto para la Economía y la Paz (IEP), organismo encargado de realizar el Índice, explicó que a pesar de las posiciones que ocupan, “a ambos estados les hace falta hacer más esfuerzos, poner más enfoque en el combate a la corrupción, en el buen funcionamiento del gobierno” que se mide a través de la confianza de la ciudadanía en la policía y en el sistema de justicia.

Lo anterior radica en que -según De Obeso- lo más importante que la posición de los estados en la tabla “son las acciones que se están haciendo para mantener la paz a largo plazo” y con ello tratar de erradicar factores perjudiciales para la sociedad, como son los delitos y los crímenes de la delincuencia organizada.

NOTAS RELACIONADAS:

En este sentido, vale la pena mencionar algunos datos que ponen de relieve las áreas problemáticas para el territorio mexiquense y la capital del país.

De acuerdo con el Índice de Paz, en 2015, el 60 por ciento de las personas detenidas sin condena se concentraba en 10 entidades, lideradas por el Estado de México, al que le siguen Jalisco, Baja California y la Ciudad de México. Es importante mencionar que uno de los indicadores para la elaboración de este estudio son los presos que permanecen en espera de una sentencia condenatoria.

Otro indicador clave del IPM es el de los datos oficiales de la delincuencia en México, los cuales varían de un estado a otro. Según el estudio, en 11 estados de la República las estadísticas oficiales tuvieron una discrepancia de más de 20 por ciento en sus cifras de homicidio, incluidos el Estado de México y la capital del país.

Por ejemplo, las víctimas contabilizadas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) en la Ciudad de México durante 2014 fueron 814, mientras que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) reportó 1,097. En el caso del Estado de México, el SESNSP reportó 2,278 víctimas por homicidio, y el INEGI 2, 879.

A decir de la coordinadora del IEP, lo anterior se debe a que “el INEGI reporta los datos a través de las actas de defunción en los estados por homicidio mientras el Sistema Nacional de Seguridad Pública lo hace a través de los reportes de las Procuradurías estatales”, las cuales en ocasiones “reportan a discreción”.

Asimismo, De Obeso refirió que “la gente no quiere denunciar los delitos porque lo perciben como una pérdida de tiempo, porque no confían en las autoridades y en la policía”.

A partir de esta aclaración, vale la pena resaltar que la Ciudad de México es la entidad con una mayor percepción de corrupción en jueces, policía federal y estatal, de acuerdo con 79.4, 68.6 y 86.7 por ciento de la población encuestada, respectivamente.

Por su parte, el Estado de México ocupa el sexto sitio en la percepción de corrupción por parte de los jueces con 73.6 por ciento y el segundo lugar en el caso de la policía estatal, según el 77.7 por ciento de las encuestas.

“Creemos que un punto de entrada a resolver el problema de la violencia es mejorar el acceso a la justicia, mientras no confiemos en que la autoridad hace justicia (…) difícilmente las cosas van a mejorar”, aseguró.

Además, la violencia en el Estado de México y en la capital del país tiene un impacto significativo en la economía de ambas entidades, pues implica el desvío de recursos del desarrollo social para poder combatir al crimen.

Por cada habitante de la Ciudad de México se gastan 18,511 pesos para el combate a la violencia, mientras que en el territorio mexiquense se gastan 18,597 pesos per cápita para el mismo fin.

Ante este panorama, Patricia De Obeso hizo un par de recomendaciones que permitirían avanzar poco a poco hacia la paz y la erradicación de la violencia, el crimen y la delincuencia.

Primero, “mejorar la confiabilidad de los datos oficiales para saber realmente qué está pasando, vemos que cada vez hay más discrepancia en la manera de cómo se cuentan los homicidios” y segundo, el combate a la corrupción, en México es un tema transversal (que) toca todos los puntos”, concluyó.

Comentarios

comments