VIDEO: Aprender a volar, en silla de ruedas

Agustín Palma – Abril 26, 2016

En su cabeza retumba como un rezo o grito de batalla la canción: Learning to fly de Pink Flyod: “estoy clavado en la tierra, pero estoy dispuesto a intentarlo, aprendiendo a volar”. Hace ocho años su vida dio un giro, un accidente automovilístico lo condujo a una silla de ruedas donde lo que menos ha encontrado son límites.

“Eran entre seis y siete de la mañana cuando regresaba a mi casa después de trabajar, avanzaba por Aquiles Serdán por el CCH Azcapotzalco y me embistió un camión de transporte público, reboté contra un muro de contención, perdí el conocimiento y cuando desperté me sacaban de los fierros, lo primero que dijo el paramédico era que no volvería a caminar”, dice Alfredo Jiménez, de 44 años.

La recuperación del editor de video duró varios meses, pero encontró la ruta adecuada para avanzar.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Hoy en día, comienza un par de retos, conseguir apoyo para comprar una silla de ruedas bipedestadora y compartir sus experiencias en “Aventuras sobre ruedas”, un videoblog en el cual transmite cápsulas con información relevante y útil para aquellas personas que viven con alguna discapacidad, principalmente, la perdida motriz de las extremidades inferiores.
En los videos toca temas como el derecho a la educación, al trabajo, sexualidad, consejos sobre lesiones por pasar todo el tiempo sentado, así como tips para asimilar el proceso de duelo.

En la plataforma Fondeadora de internet, Alfredo tiene un proyecto para hacerse de un aditamento especial que le permita colocarse en posición vertical. La silla, de origen suizo, con un costo de 273 mil pesos y en dicho portal, la gente que lo desee puede realizar depósitos para conseguir esta meta. Al corte de esta edición, lo acumulado sumaba 59 mil 200 pesos; es decir, 22 por ciento de la meta final.

“La bipedestadora me dará la posibilidad de ponerme de pie y continuar con mi rehabilitación, minimizar las yagas y los dolores de otras partes del cuerpo que no se mueven, ayudar en mis problemas de circulación y calcificación”, dice emocionado Alfredo.

Alfredo recompensará a quienes aportaron para este fin con una taquiza en su casa en el municipio de Tlalnepantla, Estado de México.

Entre las actividades que le ocupan en la inmediatez a este hombre, está aprender a bucear en Guadalajara en noviembre y continuar con ese sueño que le inculcó el líder de su banda musical favorita Roger Waters, “aprender a volar”.

Comentarios

comments